Llámame: +34 636 02 26 84

Comer o no comer, es la cuestión.

A translator's gem

Y para terminar su comida, un poco de caseros postrados :)

Un buen traductor puede acortar las distancias culturales y hacerte sentir como en casa en cualquier lugar del mundo. En cambio, un traductor malo puede confundirte por completo y transportarte a un mundo kafkiano lleno de absurdo e incomprensión. En este sentido recuerdo siempre como durante mi primerísima visita a Tenerife, en aquel entonces en calidad de turista, fui a almorzar a un conocido restaurante turístico local, cuyo nombre prefiero no recordar. Me puse a estudiar la carta, y cuál fue mi asombro al descubrir que la oferta del restaurante iba más allá de simplemente gastronómica. O al menos esa impresión se llevaría un comensal británico, dado que un plato típico “Rape a la marinera” se tradujo como “Rape sailor’s style” (“rape” en inglés significa “violación”). A mi aquella lectura me regaló unos minutos de risa, pero no ocurre con todo el mundo. En definitiva, la idea de confiar la traducción de la carta de tu restaurante a un traductor automático,  o a una persona nativa del idioma pero sin conocimientos lingüísticos, no es buena idea, porque la carta del restaurante es como una carta de presentación de tu negocio. Antes de probar tus exquisitos platos el cliente quiere informarse de la oferta, y ésta tiene que ser clara y comprensible para él. Aunque muchos negocios son reticentes a la hora de pagar por una traducción profesional, cabe recordar que el gasto de la misma, aparte de ser bastante módico, no es un gasto sino una inversión y una buena política empresarial. Invertir en tu negocio nunca es caro – al final es lo que te hace prosperar.

Author: anastasia

Leave a Comment

*

code

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR